Rechaza hablar de candidatos electorales porque creen en la moción de censura, en la que «el líder sigue siendo Gabilondo»

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha asegurado este jueves que el acuerdo que cerraron con Ciudadanos el martes sólo contemplaba la presentación de una moción de censura en Murcia y que no había nada más preparado, aunque ha reconocido que «evidentemente siempre se prevén reacciones en una situación así».

En declaraciones a los medios tras participar en el acto por el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo, Ábalos ha señalado que cuando una alianza de gobierno entre dos partidos, en este caso, PP y Ciudadanos, «se quiebra en un lugar, es normal que se produzcan movimientos en el resto».

No obstante, ha insistido en que aunque eran conscientes de ello, no habían hablado con Ciudadanos sobre la posibilidad de presentar también una moción de censura en la Comunidad Madrid, como después acabó haciendo el PSOE en solitario tras anunciar la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que iba a disolver la Asamblea y adelantar las elecciones para mayo.

ASEGURA QUE EL PP «HUMILLA» A CIUDADANOS

«Todos sabemos lo que puede ocurrir, sobre todo en las relaciones entre esta forma de gobierno», ha afirmado Ábalos, antes de criticar que el PP «se había acostumbrado a que Ciudadanos fuera un proyecto sin autonomía» e incluso lo «humillaba en algunos espacios».

En este sentido, ha asegurado que el PP pensaba que Ciudadanos «no tenía ningún otro margen» ni «soberanía política» pero que, «como todo partido», el de Inés Arrimadas también tiene «un margen de autonomía». «Sobre todo un partido que se reivindica centrista es evidente que tiene más margen de autonomía política», ha apostillado.

«NO HABÍA UN PLAN» SINO UN PROBLEMA «MUY LOCAL»

Preguntado sobre si ahora Ciudadanos se convierte en un socio preferente del Gobierno y del PSOE, Ábalos ha respondido que «es un socio en Murcia», tras insistir en varias ocasiones en que la negociación que culminó el miércoles con la presentación de la moción de censura en esta región se produce por una cuestión «muy local»: la mala relación de Ciudadanos y el PP en el Gobierno autonómico y su inestabilidad.

«Lo que ocurre es que las circunstancias que se dieron en Murcia no tienen que ver con otras circunstancias, no había plan, lo que había era situación en Murcia muy complicada entre socios de gobierno, y la situación de una forma o de otra se iba a resolver así», ha ahondado.

«El problema es que ese gobierno no funcionaba, y todos eran conscientes», ha proseguido, para añadir que incluso «se daban gritos». «Evidentemente reacciones siempre se prevén en una situación así, pero no había nada preparado al respecto, porque era una cuestión muy local y no afectaba a otros porque en este caso donde tenían el problema era en Murcia», ha insistido, reconociendo, no obstante, que contemplaban la posibilidad de que la ruptura en Murcia entre Ciudadanos y el PP se extendiera a otras regiones.

A este respecto, ha asegurado que «para nada» la reacción de Ayuso de convocar elecciones anticipadas ha pillado al PSOE desprevenido, aunque ha reconocido que no habían negociado con Ciudadanos la presentación de una moción de censura también en Madrid porque el partido naranja consideraba que «no se daban las circunstancias».

«Donde se lo plantea fue donde se procedió. Imagino que Ciudadanos no se esperaba a reacción de Ayuso porque eran socios, pero hay que recordar como surgieron estos pactos: fueron pactos de perdedores, por cierto, hechos en los despachos. En las urnas ganó el PSOE», ha recordado.

Por ello, ha reivindicado la decisión del PSOE de presentar una la moción de censura en Madrid para evitar el adelanto electora, y ha asegurado que debería prosperar porque, según ha defendido, entró en la Mesa de la Asamblea antes que la convocatoria de elecciones de Ayuso.

«Esto ya se ha convertido en una disquisición política muy contaminada por intereses políticos», ha lamentado, para añadir que ahora debe resolverse en la vía judicial. Además, ha acusado al Gobierno de Ayuso de querer hacer «una interpretación de subordinación de la Asamblea al Ejecutivo». «Y eso no parece muy razonable en un sistema parlamentario donde se residencia la soberanía nacional en esta cámara», ha apuntado.

SI HAY ELECCIONES, «SE PONE EN MARCHA TODO»

Y mientras no se resuelva el embrollo judicial, Ábalos ha asegurado que el candidato del PSOE en esa moción es el portavoz socialista en la Asamblea, Ángel Gabilondo, y ha rechazado hablar de otros candidatos para las posibles elecciones que esperan que no se celebren. «Primero, que haya elecciones, y cuando haya elecciones, ya se pone en marcha todo», ha señalado.

«En Madrid, si hay moción, el líder sigue siendo Gabilondo», ha recalcado, al ser preguntado sobre si están pensando en Robles para encabezar la candidatura del PSOE en las eventuales elecciones. «Está en la moción de censura el candidato», ha insistido, dejando claro que el escenario por el que ahora apuesta el PSOE es el de la moción.

Fuente: Europa Press